Reseña: Los chicos del calendario. Mayo-Junio-Julio.

18:45:00

¡Buenaaaaas tardes rinconcito!

Si sois seguidores de nuestras redes sociales, en especial de Instagram, fuisteis ayer testigos del paquete que nos llegó. ¡¡¡ Los chicos del calendario 3!!! Sí, señor. Si os soy sincera, lo que hice fue abrirlo, olerlo, ver que todo estaba bien, guardarlo con lágrimas en los ojos, acabar de estudiar y leer. Mucho y sin parar. Creo que eran las dos de la mañana cuando me acabé el libro. Así que... ¡Aquí tenéis la reseña!





Título: Los chicos del calendario. Mayo-Junio-Julio
Autor: Candela Ríos
Editorial: Titania
N.º Pág.: 347
ISBN: 978-84-16327-23-2




AUTOR



Candela Ríos lleva años viviendo dentro de la cabeza de una autora española y por fin se ha atrevido a salir y volar sola. A Candela le gusta leer, escribir, pasear y observar a la gente, las películas divertidas, las que tienen besos bajo la lluvia y las que tienen canciones que tarareas durante días. Candela está cansada de encontrarse con protagonistas aburridas y sin dos dedos de frente, está harta de leer sobre chicos de cartón. Candela cree en las chicas que a menudo no saben lo que hacen pero que nunca se cansan de intentarlo y cree que estas chicas se merecen una historia en la que ellas de verdad están al mando, en la que ellas ponen las pruebas y deciden qué chico se merece llegar al capítulo final. “Los chicos del calendario” es esta historia.

Biografía de Titania Editorial.

SINOPSIS, A MI MANERA

Candela sigue recorriendo España en busca de EL hombre que le ayude a cambiar la imagen que tiene sobre estos. 

Candela sigue siendo tan testadura, elocuente, sincera y atípica como siempre. 

Candela sigue enamorada de Víctor, pero ¿también de Salvador? 

Candela conoce a tres chicos maravillosos en Mayo, Junio y Julio, todos tan diferentes y únicos que no los podrá olvidar nunca.

Candela está a punto de marcharse a Nueva York con Víctor cuando algo le sucede a Salvador.


Reseña: Los Chicos del Calendario. Enero. AQUÍ
Reseña Los Chicos del Calendario. Febrero-Marzo-Abril AQUÍ

PERSONAJES

Candela Ríos: es nuestra protagonista femenina. Su personalidad no ha cambiado pero sí lo han hecho sus gustos e intereses. En el ámbito sentimental, todo le confunde un poco. 

Víctor Pastor: es el chico de abril, pero cómo sabéis si os habéis leído los libros anteriores, es especial. Víctor nos sorprende dejando a un lado al chico seco y ermitaño para dar paso a uno encantador, enamorado, detallista, cariñoso, romántico y capaz de mover mundos por todo lo que siente.

Salvador Barver: es el chico de enero y la persona que le rompió el corazón a Candela. En este libro se nos muestra una faceta más tierna y enternecedora. Un Salvador que sabe expresa sus sentimientos y deja claras las cosas que quiere. Sin embargo, sigue con sus secretos y eso a Candela, la irrita.

Javier: es el chico de mayo. Vive en Madrid y es veterinario. Es inteligente, guapo, tierno, empático y ama a los animales. Su historia es peculiar y un tanto complicada. Menos mal que Candela entra en su vida.

Alberto: es el chico de junio. Vive en Segovia y era arquitecto. Su ocupación actual no tiene nada que ver con la anterior. Está divorciado y tiene una hija que lo odia. Es un personaje cuya historia no solo será sorprendente, sino que nos demostrará algunos valores que la sociedad actual está perdiendo y nos pondrá en el camino a personas olvidadas.

John: es el chico de junio. Vive en Mallorca y es un influencer español. Sí, ya sabéis, miles de seguidores en las redes sociales y un carácter despreciable. John no sólo es superficialidad, dentro de él se esconde alguien a quién le gusta ayudar y que le importa la opinión que las personas de su círculo tienen sobre él. John es el chico más difícil con el que Candela ha tratado.

OPINIÓN PERSONAL

Este libro, ¡por fin!, se hacen verídicos las frases hechas de 'a la tercera va la vencida'. Aunque para Candela, sería algo más como 'las terceras partes nunca fueron buenas'. Me explico: en este libro la autora ha decido dejar el misterio a un lado y declinarse por el dramatismo, ya que Salvador, en primera persona, nos confiesa qué le ocurre personalmente para no poder entregarse en cuerpo y alma a una relación con Salvador. Y la noticia, queridos míos, no puede ser más impactante. Es más, lo estoy recordando mientras escribo: sus palabras, su angustia, su impotencia. Tengo un nudo en el pecho. 

Como he dicho antes, solo el lector conoce esta información, por lo tanto, Candela cansada de tantas excusas y tras haber vivido algo muy especial con Salvador, se cansa de esperarlo, y precisamente no lo hace en el momento idóneo. Pero eso es algo que ampliaré a continuación.

Candela comienza la historia haciendo una metáfora del amor, de los sentimientos contradictorios que tiene respecto a Salvador. Lo hace comparándolos con una montaña rusa, exactamente la de Dragon Kahn de Port Aventura.


Y es que no es para menos, Salvador había catalogado todo lo que había pasado entre ellos en los meses anteriores como un 'malentendido' de sentimientos. No solo la vida de Candela iba a ser esos nuevos tres meses una montaña rusa, sino que Salvador en sí mismo era una montaña rusa: inconstante, deseosa de respuestas y cargada de adrenalina. Así era Salvador Barver. 

Candela no flaquea ante la entrevista con Salvador y le deja claro los términos en los que ha quedado su relación: estrictamente profesional. Nada de llamadas ni intercambio de mensajes que no tuvieran relación con el proyecto en el que estaban trabajando. Salvador no insiste en cambiar las tornas, porque no está dispuesto a confesar todo lo que guarda en su interior. Así que Candela se lanza con los ojos cerrados a los brazos de Víctor, del cual ha descubierto no solo una nueva faceta, sino que podría ser el amor de su vida. 

Así continúan los tres meses siguientes: Candela conociendo a chicos atípicos y de los que aprende un sinfín de cosas; Candela y Víctor se ven cuando pueden; Salvador visita a Candela, por temas profesionales, y en ocasiones por...  Lo tendréis que descubrir en el libro. 

No es hasta el mes de julio cuando la historia se tuerce. A Candela le ocurre algo con Víctor, y con Salvador y esta se encuentra montada en el último vagón del Dragon Kahn, descendiendo a más de trescientos kilómetros por hora y sin frenos. 

La historia se despide con un final que te deja sin aire, literalmente. A mí se me cayó una lágrima y quise morir porque sabía que no iba a poder imaginarme a cierto personaje sufriendo y sin saber cómo continúa su historia hasta la cuarta entrega. 

Los personajes principales no me han sorprendido:

La vida sentimental de Candela sigue hecha un lío. Ahora está saliendo con Víctor que la atiende, la mima, la quiere, la espera, y la trata como a una verdadera princesa. Sin embargo, sabe que no ha cortado totalmente el vínculo sentimental que la une a Salvador y eso la hace dudar hasta de sus propios sentimientos.

Víctor es amor en estado puro. El novio que toda chica desearía tener. Es guapo, atento, cariñoso, romántico, mimoso, detallista, delicado y además, no le importa tener que viajar cada fin de semana para poder ver a Candela. Confía mucho en ella y no toma ninguna decisión sin antes consultárselo a la que él considera, el amor de su vida.

Salvador me ha irritado y enamorado por momentos. Su secretismo me estaba cansando y, aunque yo lo quiero con locura, no iba a poder aguantar dos libros más hasta que lo confesara todo. ¡Menos mal que ocurre todo lo contrario! Además, Víctor le estaba ganando terreno, porque mientras se negaba a confesarle todo a Candela, Víctor conseguía que se enamorara de él un poquito más cada día. 
Su romanticismo sale a flote cuando está con Candela y sus palabras y la forma en la que la trata y protege demuestra que nada fue un 'malentendido'.

No quiero decir nada más sobre los chicos de mayo, junio y julio, porque quiero que os sorprendan al igual que me sorprendieron a mí. 

En cuanto a la calidad narrativa, me ha decepcionado un poco. He sentido que las palabras no me han llegado al corazón como lo hicieron en los anteriores libros y quizás pueda ser por el hecho de un cambio de registro más normalizado o porque Candela se ha centrado más en describir detalles irrelevantes antes que en una explicación coherente de sus sentimientos. Conforme iban pasando los meses sentía que Candela seguía en el mismo punto en el que había empezado, que no avanzaba y en ocasiones eso me enervaba. 

La novedad es que en esta entrega encontramos varios capítulos narrados por Víctor y Salvador, que nos cuentan en primera persona la situación en la que se encuentran y sus sentimientos opuestos.

Los chicos del calendario ha sido de nuevo una de las lecturas más acertadas y reconfortantes que he hecho en estos primeros tres meses del año. Y lo más importante: no me ha decepcionado. Candela ha mejorado todas mis expectativas.

Mi puntuación es un 3 sobre 4.
¿Y vosotros qué puntuación le dais?

[Titania] [Amazon]







Como siempre, ha sido un placer. Ahora solo nos queda esperar hasta la cuarta parte.
Voy a hacer una cuenta atrás que ESPERO no tenga muchos días que tachar.

¡Nos leemos pronto rinconcito!














You Might Also Like

1 comentarios

  1. Hola!! Pues no he leído los anteriores pero por tu reseña este te ha gustado, igual me animo y me leo toda la saga!
    Por cierto, respondiendo al comentario que has dejado en mi última reseña...me dices que te faltó la sinopsis del libro... Mientras escribía la entrada lo pensé pero no me terminé de decidir y puse un breve resumen con mis palabras... pero cuando me has dicho eso pues lo he pensado y al final he puesto la sinopsis del libro y a continuación mi reseña! Muchas gracias por el aporte!=)
    Un beso y nos leemos!

    ResponderEliminar

Gracias, de todo corazón, por dedicar tu tiempo leyendo la entrada. Si formas parte de la iniciativa de 'Seamos Seguidores', por favor, comenta en su entrada correspondiente.

Un saludo,
Libro Ideal

Instagram